Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

21.07.16 | 30 años de pánico


30 años de pánico
Recordando el amenazante single de The Smiths

Por Ale Kapacevich


Durante su corta pero intensa carrera, The Smiths siempre manejó a los singles como entidades individuales, razón por la cual muchas de sus mejores canciones nunca fueron incluidas en sus cuatro discos de estudio. El ejemplo ideal es Panic, tema que hoy (21 de Julio) está cumpliendo 30 años desde que fuera lanzado oficialmente en el Reino Unido.

Tan solo un mes después de la triunfal edición de THE QUEEN IS DEAD, el tercer álbum de estudio de la banda, apareció esta sublime composición que generó polémica debido a la inmortal frase “Hang the DJ” (“Cuelga al DJ”). ¿Por qué tanta controversia? ¿En qué se basó Morrissey para escribir la letra? ¿Cuáles fueron las influencias musicales que Johnny Marr tuvo en mente? A continuación, las respuestas a todas las preguntas y un detalle pormenorizado de este poderoso y emblemático single que todavía sigue dando que hablar.



El génesis de Panic tuvo lugar el 26 de abril de 1986 cuando Morrissey fue a visitar a Marr a su casa y allí la dupla se encontraba escuchando la BBC Radio 1 en la cocina. Luego de haberse dado la noticia sobre el terrible desastre nuclear en la planta de Chernobyl, ubicada en la ex Unión Soviética, el Dj Steve Wright retomó su programa con el último single de Wham. En ese momento, el guitarrista se despachó con la siguiente frase: “¿Qué carajo tiene que ver esto con la vida de la gente? Nos enteramos de lo de Chernobyl y a los pocos segundos se supone que tenemos que estar saltando y bailando con I’m Your Man”. Posteriormente, Marr comentó en una entrevista que aquellos dichos estuvieron un poco exagerados por la prensa, aunque admitió que todo el episodio tuvo influencia en la letra que Morrissey presentó nueve días después con el título de Panic.

Al leer sus estrofas, podría deducirse que el pánico del que habla Moz refiere al estado de la música pop en sí misma que, en sus propias palabras, “no dice nada sobre mi vida”. La solución propuesta fue nada menos que una violenta revolución pop basada en quemar la discoteca y colgar al bendito Disc Jockey. Una sensacional mezcla de crítica y humor. El vinilo tuvo una gran recepción del público en general, provocando que la banda pueda ubicarse nuevamente en las posiciones más altas de los charts. Pero no a todo el mundo le causó gracia el mensaje de The Smiths, especialmente a ciertos periodistas que malinterpretaron el rechazo hacia la discoteca y los DJ como un ataque ambiguo a la música negra. Las acusaciones de racismo no tardarían en llegar, y Frank Owen del semanario Melody Maker se encargó de echar más leña al fuego en una inolvidable entrevista con el cantante –publicada en septiembre del 86. En ella Morrissey  defendió, como siempre, la música negra de los sesenta pero también arremetió duro contra el pop negro de época (Stevie Wonder, Whitney Houston, etc.) y descalificó al reggae. El periodista planteó las preguntas de una manera tan rebuscada para que el bocón dijera que se había armado una especie de conspiración pop negra en contra de los grupos blancos de pop independiente.

La pelea siguió cuando el temperamental Marr, a través de una nota para el NME, amenazó con darle una paliza a Owen si se lo llegaba a cruzar, por todo el trabajo sucio que realizó. También aprovechó para aclarar todo de una buena vez: “A quienes se ofendieron por la línea ‘quema la discoteca’ yo les diría ¡Muéstrenme por favor los miembros negros de New Order! Para mí, personalmente, New order hace música disco fantástica pero no hay gente negra en el grupo. El punto es que no se puede intercambiar las palabras ‘negra’ y ‘disco’, o las frases ‘música negra’ y ‘música disco’. No tiene ningún sentido. Y lo mismo de ‘cuelga al Dj’. Creo que es una letra buenísima, importante y aplicable a todo el mundo que vive en Inglaterra. Quiero decir que, incluso los más fanáticos de la música disco odiarían estar encasillados en este tipo de música, ¿no?”.

Por otra parte, la melodía de Panic resultó un poco menos controversial que su letra, con el joven guitarrista imitando en forma descarada la estructura del exitoso single Metal Guru (1972) de T REX. Si uno escucha atentamente, se puede descubrir que incluso comparten las mismas notas en algunos compases. No es casual que el grupo haya llegado a esta instancia de plagio, porque la pareja compositora siempre profesó un amor incondicional por la mítica banda de Glam rock. Basta citar que, con apenas 8 años de edad, Johnny Marr compró su primer single: Jeepster, firmado por Marc Bolan. Al menos fue sincero cuando le preguntaron sobre esta cuestión, diciendo que fue algo deliberado pero que mantenía la esencia de The Smiths.

La canción había sido registrada en el mes de mayo de 1986 en los estudios Livingston del norte londinense, luego de pasar casi seis meses sin grabar material alguno debido a la batalla legal que The Smiths mantenía con Rough Trade, su sello. Panic también marcó el debut discográfico de Craig Gannon como segundo guitarrista. El productor elegido fue John Porter (ex bajista de Roxy Music en los 70s), quien conocía bastante a la banda por haber trabajado con ellos en el primer larga duración autotitulado y varios sencillos como This Charming Man o William, It Was Really Nothing. Según comentó el mismo Porter, su única preocupación era la brevedad de la canción: “repetimos la primera estrofa al final para poder ajustar el tema a una duración más aceptable de tres minutos”. No impresionados con este arreglo, el grupo estaba satisfecho en dejar Panic como antes…o sea, una corta y dulce composición de 2 minutos, 19 segundos. Incluir coros de niños, tal como se escucha en la última parte, sería idea de Morrissey inspirado por la psicodelia de Keith West en Excerpt From A Teenage Opera (1967).

El single alcanzó el puesto 11 en los rankings ingleses, posición que The Smiths extrañaba desde el lanzamiento de Heaven Knows I’m Miserable Now, casi dos años atrás. Asimismo, este éxito les abrió las puertas para volver a presentarse en el programa de TV “Top Of The Pops”, pero resultó imposible ya que estaban de gira por Estados Unidos. Tiempo después se utilizó un videoclip como herramienta promocional, el cual fue dirigido por Derek Jarman e incluye imágenes de la banda tocando en una prueba de sonido, mezcladas con el cortometraje que el director había realizado anteriormente bajo el nombre de “The Queen Is Dead”.



>> ¿Cuáles son los otros temas de Panic?

En su formato tradicional de single de 7 pulgadas, contiene a Vicar In A Tutu como lado b. Este corto y divertido rockabilly fue grabado a fines de 1985 y forma parte del tercer LP del grupo. En el single de 12 pulgadas también se agregó una nueva canción, la instrumental The Draize Train como extra. Siguiendo con los ejemplos de Oscillate Wildly y Money Changes Everything, The Draize Train fue la tercera composición de Johnny Marr en la que Morrissey decidió no participar. A pesar de que el capo de Rough Trade, Geoff Travis, le suplicó al cantante que le pusiera una letra, ya que según su visión tendrían un single en el primer puesto de los charts, no hubo caso. Su misterioso título hace referencia a los horrendos tests de laboratorio que se hacen con animales, patentado por el científico americano John Draize. Asimismo, hay un guiño al estilo funky-rock sobre el cual Marr se basó para hacer una variación del riff que se oye en el famoso tema Long Train Running de The Doobie Brothers.

Con respecto a las diferentes ediciones, Panic fue lanzado en vinilo –además del Reino Unido- en varios países europeos, en Australia, en EE.UU. y Canadá, como así también en Brasil (solo en formato de 12”) a través de WEA. Hacia fines de 1988 salió a la venta en formato de CD-Single, únicamente para el mercado británico y australiano. Las primeras copias de los vinilos ingleses venían con un set de stickers, y que en la actualidad son muy codiciados por los coleccionistas de todo el mundo. Otros datos interesantes: en la portada hay una foto del actor Richard Bradford, estrella de la serie “Man in a Suitcase”. Esta es la tapa, junto al single Bigmouth Strikes Again, donde aparece únicamente la palabra SMITHS –en vez de THE SMITHS.


A modo de cierre, puede afirmarse que Panic constituyó el regreso perfecto de The Smiths a las grandes ligas. No solo por el éxito alcanzado, sino también porque movilizó al mundo del pop generando malestar entre los defensores de la frivolidad pop de los 80s. Y aunque quizás pueda considerársela como una agitación o un mero ‘revival glam’, indudablemente esta canción es una de las más poderosas y recordadas en toda su historia. Un clásico indiscutible. O sino pregúntenle a los ejecutivos de Warner por qué la incluyen en cada nuevo compilado de la banda.